Experiencia Reto Mateo 25

29.05.19

Lidia Álvarez, una joven de 23 años, nos cuenta cómo ha sido su experiencia con el Reto Mateo 25.

Hola, soy Lidia, vivo en Madrid y hace unas semanas me sumé al Reto Mateo 25 con Casa de Oración, mi iglesia. Desde el principio me llamó la atención y supe que sería una experiencia interesante. Este reto nos anima a salir de nuestra zona de confort y a vivir de una manera más cercana lo que para muchas personas no es una opción. El segundo día del reto solo se podía beber agua, nada de café o coca cola. Aunque fue duro porque estoy acostumbrada a beber café diariamente, me paré a pensar: “¿Cómo es posible que me esté quejando de beber solo agua cuando hay millones de niños y niñas sufriendo y teniendo que andar 6km para conseguir agua que además está sucia?”.

Es increíble lo fácil que es quejarse cuando se tienen tantas comodidades. Y está claro que el agua es un bien básico, sin embargo la lucha para que todo el mundo tenga acceso a agua limpia es aún una batalla constante. También recuerdo el día que tuve que dormir en el suelo. No fue lo más duro, pero claro, hay que tener en cuenta que he dormido en el suelo de una casa con calefacción, sin insectos y protegida en todo momento. Este reto, para nosotros, tiene la duración de una semana, pero para mucha gente que está ahí fuera, son retos constantes a los que tienen que hacer frente en su día a día, y no solo hablo de personas mayores, sino de niños y niñas que no tienen las comodidades que nosotros tenemos y que tienen, a temprana edad, que caminar kilómetros por algo que nosotros tenemos al alcance de la mano.

Es fundamental ponerse en el lugar del otro para entender de verdad por lo que están pasando, y darnos cuenta de lo afortunados que somos por el hecho de tener agua limpia, una cama donde dormir, estar sanos o incluso tener la opción de acudir al médico si lo necesitamos.

El Reto de Mateo 25 nos anima a ayudar al prójimo y a tener un pensamiento de gratitud por todas aquellas cosas de las que Dios nos ha provisto. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros y dejar de practicar la queja tan fácilmente.

Por eso te animo a que te sumes a este reto maravilloso y que busques a Dios, que ores por todos aquellos niños y niñas y por todas aquellas personas que están en condiciones desfavorables.

¡Súmate y vive la experiencia!

Que Dios te bendiga.

Tags: World Vision Reto Mateo 25 Experiencia Testimonio Water Agua Challenge Mathew 25 Challenge World Vision Spain World Vision España Reto Mateo 25 Biblia Bible