World Vision une a trabajadores de la salud, líderes religiosos y nuevas tecnologías en la lucha contra la COVID-19

25.05.20

Se estima que 80.000 líderes religiosos ya se han movilizado para combatir la COVID-19 a través de herramientas como WhatsApp. Actualmente existen grupos de WhatsApp activos en América Latina, Asia, África, Medio Oriente y Europa del Este

La ONG World Vision trabaja a través de una red global de líderes religiosos para promover el uso de la herramienta de WhatsApp y tratar de detener la desinformación y coordinar las respuestas específicas en los diferentes contextos frente a la COVID-19. La clave de trabajar en estrecha colaboración con los líderes religiosos radica en que a menudo se trata de voces confiables y autorizadas en las comunidades a las que sirven.

Durante la lucha contra el ébola ya se había trabajado en esta línea, pero esta es la primera vez que la red se moviliza a gran escala. Para la lucha contra la COVID-19 se ha migrado la estructura existente destinada a la lucha contra el ébola y se ha adaptado especialmente, en la prevención y el control.

“Hay grupos activos de WhatsApp en países de América Latina, Asia, África, Medio Oriente y Europa del Este. Estos están moderados por mentores para garantizar que se transmita información precisa y actualizada", explica la directora de Fe y Desarrollo de World Vision, Esther Lehmann-Sow. "Este enfoque nos ha ayudado con anterioridad a aumentar la conciencia de las comunidades, mejorar la aceptación del comportamiento recomendado y disminuir el estigma en torno al VIH y el sida, el zika y el ébola".

Los grupos de WhatsApp están compuestos por líderes religiosos que han asistido previamente a los talleres específicos de World Vision para promover mensajes adecuados, fiables y avalados por la comunidad sanitaria, mientras promueven hábitos recomendables en la prevención de enfermedades como el lavado de manos o el distanciamientos social.

“Trabajamos con líderes religiosos para que puedan usar su influencia en las familias y los gobiernos locales para adoptar comportamientos que protejan y proporcionen herramientas a los niños. En este caso, los líderes religiosos están desempeñando un papel clave en nuestros esfuerzos para proteger a los niños de los efectos secundarios potencialmente catastróficos de la COVID-19 ”, dice Lehmann-Sow.

Los grupos operan como un sistema de conexiones, los líderes interactúan con cada uno de esos participantes aprovechando la información que han aprendido y activando sus propias redes.

El pastor Peter Kainwo y el Imam Alhaji Mustapha Koker, de Bo, distrito en Sierra Leona comenzaron la planificación de contingencia antes de que la COVID-19 llegara a Sierra Leona. “Comenzamos a hablar con las congregaciones de cada uno y luego trasladamos nuestros sermones a la radio y la televisión cuando necesitamos aislarnos. Pero muchas comunidades pobres, no tienen acceso a estos medios, por lo que compramos megáfonos, y en coordinación con las autoridades, comenzamos a visitar pueblos y a difundir buenas prácticas para prevenir el contagio del virus. Además, hemos escrito canciones para los niños para que puedan recordar mensajes importantes”.

El pastor Peter y el Imam Koker también han alentado a sus redes a encontrar espacios preparados para que las personas sin hogar se aislen juntas y se aseguren de que tengan suficiente comida y agua para pasar el período de cierre de Sierra Leona.

Otro pastor, Jonathan Mongello Apua de la República Democrática del Congo, país que también se enfrenta en este momento a nuevos casos de ébola, dice que la gente de allí tiene mucho más miedo de la COVID-19. “Con el ébola, podían entender más fácilmente cómo se transmitía. Las personas podían seguir ganándose la vida ya que no tenían que estar encerradas. Mi comunidad no es rica, es muy, muy pobre. Si no se puede trabajar, si tiene que aislarse, no tiene recursos, su vida se corta”.

El pastor Jonathan agrega que muchas comunidades estaban particularmente preocupadas por la educación de sus hijos, por lo que él y los otros miembros de su grupo de WhatsApp comenzaron a trabajar con maestros para transmitir lecciones en la radio. "A veces, las radios deben compartirse entre los hogares, pero si lo ponen suficientemente alto, aún pueden distanciarse socialmente".

Tags: World Vision Líderes religiosos Ayuda Humanitaria Covid19